lujoiwatch

Uno de los íconos que han cambiado nuestra forma de ver las cosas es el-ahora famoso- “i-“. iPhone, iMac, iTV, iWatch, entre otros. Si bien nace como una genialidad publicitaria, la simplicidad del término y el impacto real de estos productos en nuestra vida le han dado un trasfondo mucho más fuerte que solo una ‘novedad’. Ken Segall, en Increíblemente Simple, afirma que Apple al usar este prefijo le está advirtiendo al mundo y al mercado qué categoría pretende revolucionar. Hoy puede que no sea tan claro como hace unos 3 o 4 años, pero sin duda sigue siendo un gran referente de innovación y, sobre todo, de lujo.

Cosas que ya no existirán en unos años

¿Te imaginas el futuro sin Netflix?

¿Te imaginas el futuro sin Netflix?

Si bien no nos imaginamos una vida sin relojes, sin TV por cable, sin teléfono fijo, esta idea empieza a difuminarse con la llegada de nuevos iProductos. Leía en un artículo de Wall Street Journal (léelo aqui) cómo uno de los redactores, además padre de una niña de 3 años, se imaginaba el momento en el que heredaría el ‘reloj de la familia’ a su hija y esta no reconocería el valor ni significado de este ya que el lujo representará otra cosa para ella, para toda su generación.

Muchos critican los iWatch, pero han marcado un hito en cómo la tecnología que se puede portar (wearable) se convierte en un accesorio de moda y un lujo. No me imagino a una persona usando los Smartwatch de Sony, LG o Samsung como accesorios de moda o lujo, más allá de un buen dispositivo tecnológico o al menos como característica principal. Apple ha entendido ello desde un inicio, ya que la tecnologia que proveen no se basa en lo técnico sino en el valor para las personas que la adquieren.

Un artículo de 17 mil dólares que tiene fecha de obsolescencia

Muchos critican que Apple venda un dispositivo de lujo (altamente selectivo) que eventualmente se va a volver obsoleto (como los iPhone, que se renuevan anualmente). Sin embargo, esta es una opinión retrógrada (no por ello menos válida).

ofwitandwill_fast_fashion

Moda que se renueva semanalmente: Zara, Forever 21, H&M

Para sustentar esto, pongo como ejemplo la tendencia en auge Fast Fashion. ¿Se imaginan a sus abuelos o incluso tíos comprando ropa que solo usarán por un mes o-en el mejor de los casos-una temporada? Era común tener ropa de temporada y darle un buen uso por 2 o 3 años  (si no es más, ya que existía la costumbre de reparar las prendas). Hoy esta tendencia es cada vez más fuerte (en parte por influencia de los progresos tecnológicos). Más claro imposible, moda y tecnología van de la mano. Como lector, puedes asentir o negar lo que acabo de afirmar y ello es parte de un filtro. La tendencia Fast Fashion es característica de una generación altamente influenciada por alta competitividad profesional, escasez de recursos, redes sociales, entre otros fenómenos que los impulsan a reaccionar cada vez más rápido.

No estamos hablando del reloj que todos quieren tener a como dé lugar, sino del status y lujo de unos pocos, producto de un estilo de vida más exigente, más lujoso, más rápido, característico de su generación.

Interacción con la marca

¿Recuerdas tu primera iVez?

¿Recuerdas tu primera iVez?

En muchas ocasiones he comentado la baja presencia de Apple en Redes Sociales. Se sabe que existe un blog interno para los appleboys pero no representa una red necesariamente abierta. También he comentado como Apple ha aprendido a comunicar a través de sus productos, cómo logra que el consumidor se sienta escuchado al usarlos. No creo que el iWatch sea la excepción. Si bien no es el primer wearable comercial ni el mejor de todos los actuales, es un producto que está generando ruido, expectativas y diferencia. Conocer a tu cliente, a tu consumidor y a tu shopper es una gran ventaja para generar una conexión que puede durar toda la vida.

Muchas gracias por leerme hoy. ¡Nos vemos!

 

Categorías: Análisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bitnami