Algo me queda claro. Cuando tienes 2 compañeros de clase que van a hacer una fiesta en sus casas, ¿vas al del compañero que casi ni conoces o al del que ha sido tu amigo desde hace mucho tiempo? La respuesta no es tan obvia.

Pero vamos por partes. El análisis más simple te diría que vayas, de todas, al de tu amigo de años. ¿Pero qué pasa si la mayoría de tus amigos van a ir al del chico nuevo? Probablemente la pienses más de dos veces y termines por acompañar a tus patas a la fiesta del nuevo, más por seguir al grupo que porque estés seguro de que esa fiesta promete: moda le llaman.

Ahora imagínate que tienes amigos con los siempre aseguras tus fiestas en ambos, sin embargo en uno de ellos te dicen que no solo irá la chica que te gusta y que hace tiempo quieres caerle sino que has escuchado rumores de que tú también le gustas. Definitivamente no importa si es del nuevo o del amigo de años, lo más probable es que vayas a esa: expectativas le dicen.

¿Y qué pasaría si tú sabes que tu amigo de años siempre hace muy buenas fiestas pero que solo le ha dicho a unos cuantos y sin mucho interés, mientras que el chico nuevo ha mandado invitaciones físicas a cada uno con un call to action a un evento en facebook incluyendo croquis, fotos de la casa, DJs que tocarán y demás info necesaria? Yo que tú, me disculpo con mi amigo y me voy a la del chico nuevo: la comunicación efectiva ha surgido efecto.

unnamed (3)

Ahora pensemos que los amigos no son realmente personas sino dos empresas que venden el mismo producto, ¿cambiaría mi forma de pensar y sentir? Lo dudo mucho.

Las interrelaciones del mercado, que no es otra cosa que la interacción entre todas las personas y las empresas, se establecen bajo los mismos parámetros que las interrelaciones personales. Es por eso que este blog en particular le da énfasis a la marca como persona. Los conceptos que hemos visto líneas arriba se aplican tanto a estas interrelaciones con un amigo como con un cliente: generar tendencias hará que aceleres tu proceso de crecimiento, plantear adecuadas expectativas aumentará las ventas –y ojo con cumplir con las expectativas que generas porque de lo contrario el efecto rebote puede ser muy serio- y saber comunicar tus ventajas competitivas (no como estrategia empresarial sino como generación de valor al cliente) harán que te conviertas en una empresa amiga que todos los consumidores quieran tener (¿les suena love mark?).

unnamed (2)

Finalmente, no solo basta con saber que tienes el mejor producto del mercado, sino que tienes que interesarte por llegar al cliente y enamorarlo. Son muy pocos los persistentes que van detrás de la chica ideal que ni los mira, sin embargo todos moriríamos porque esa chica ideal nos coquetee y nos haga sentir como su superhéroe.

¡Gracias! César Loredo, estudiante de Economía y NN.II.

AB_CL


2 commentarios

Jose · agosto 1, 2014 a las 4:23 am

Pero la marca no se va a amargar por “comprarle” a la “competencia”

    alterbrand · agosto 1, 2014 a las 1:05 pm

    ¡Gracias por comentar José!
    En eso se basa la fidelización, en mantener al cliente. Saludos, no dudes en comentar de nuevo

Responder a alterbrand Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bitnami