En base a la publicación que hice en Facebook (Link aquí) con respecto al concepto que tienen las marcas de carteras para damas, un amigo me pidió Profundicé en esta reflexión y le di forma de un artículo. Este es el resultado.

Leyendo revistas de moda encontré marcas como Dejavú, Kuma, PMG, enfocadas al género femenino con un poder adquisitivo alto en la venta de carteras. Lo interesante es el concepto detrás de las fotografías que exhibían sus productos. Encontré dos casos particulares que me llamaron mucho la atención desde la Psicología del Consumo. Desde ese entonces, quise profundizar en mi investigación para corroborar una hipótesis que explicaré más adelante.

Desde ya sabemos que la postura y presencia que queremos dar en una foto o una situación da una primera impresión y un concepto (ya sea positivo o negativo). Una imagen puede plasmar muchos significados en base a la postura, la mirada, la forma de sostener un objeto y la forma en que esta foto es tomada. Es por eso que la fotografía publicitaria es clave para tener un primer encuentro con tus clientes potenciales.

Enlazando este punto con el tema de las carteras (objeto que es primordial en la vestimenta de una mujer y por ende con una alta demanda), para una mujer este accesorio tiene diferentes significados. Desde la presentación, la fachada de la cartera, que es como una carta de presentación ante sociedad así como lo que hay dentro de ella que es el aid kid diario.

Va más allá de un fin utilitario. Más allá del hecho de guardar las pertenencias más importantes. La cartera también significa compañía; el hecho de sostenerla en el brazo teniéndola cerca a su cuerpo simula el contacto físico lo cual le da seguridad y confianza.

Por ejemplo, una mujer se siente más segura sujetando algo en la mano que no sujetando nada. Las mujeres estamos acostumbradas a cargar con nuestras pertenencias y si no lo hacemos, nos sentimos vacías. Es por eso que a veces escuchas frases como: “estaba caminando con mi cartera cuando…” o “Estaba sacando  cosas de mi cartera cuando…” o “Han robado parte de mi…”. A lo que voy es que las mujeres le damos una valoración importante a nuestras pertenencias y más aún cuando es cotidiana llevarlo a todos lados.

Ahora quiero darle énfasis a que es lo que psicológicamente quieren trasmitir las empresas sobre el significado de llevar una cartera consigo. Más que llevar estatus, estética y compañía también es un concepto ligado a feminidad y maternidad.

Una cartera es como un tesoro de identidad y un arma psicológica que te da seguridad, lo que se complementa con mi idea de enlazar la seguridad con el concepto de compañía.

Cuando hablo de maternidad quiero acuñar el concepto de holding propuesto por D. Winnicott. Por si alguno no ha oído o leido el termino, les comento. Winnicott, quien en vida fue una mezcla de pediatra, psiquiatra y psicoanalista, afirma cuál es la manera que tiene la madre de llevar y sostener, física y psicológicamente, a su bebé en estado de dependencia absoluta. En relación a ello, frases de amigos y familiares que decían “las carteras son como un hijo/bebe; tienes que andar para todo lado con ellas”.

Asocio la palabra hijo o bebe por los adjetivos adherentes a estos de “indefenso” y “frágil”; “que no cualquier persona puede tocar”. Es por eso que “los proteges con tu vida”.

Las empresas de publicidad tienen bien en claro qué quieren demostrar con sus gráficas publicitarias. En base a la venta de carteras, están plasmando un concepto fuerte, hablando psicológicamente. El hecho de que la modelo sujete la cartera como si fuese un bebe recién nacido (puede apreciarse en las imágenes) demuestra claramente el lazo que tiene una mujer con sus objetos personales. Las imágenes que muestro plasman claramente esa relación de holding entre una ‘madre’ y su ‘hijo’.

Mientras más fuerte sujetes tu cartera, más unido será el lazo que tengas con esta pertenencia. Entender como marca este fenómeno, es estar más cerca de tus clientes, más cerca de la experiencia de compra.

Y tú, ¿cómo sujetas tu cartera?